Ir al contenido principal

Derivación gástrica

Si tienes mucho sobrepeso y no has podido perder libras con una dieta saludable y ejercicio, la cirugía para perder peso podría ser una opción para ti. La cirugía es generalmente para aquellos con un índice de masa corporal (IMC) superior a 40 o aquellos con un IMC de 35 o más con comorbilidades graves. En general, esto significa los hombres que tengan más de 100 libras de sobrepeso y las mujeres que tengan más de 80 libras de sobrepeso. Si tienes un poco menos de sobrepeso, la cirugía todavía podría ser una opción si sufres de problemas pulmonares potencialmente mortales como diabetes, enfermedades cardíacas o apnea del sueño.

La cirugía de pérdida de peso, o bariátrica, puede promover la pérdida de peso limitando la cantidad de alimentos que puede contener tu estómago, limitando la absorción de calorías y nutrientes, o ambas cosas. Algunas operaciones también restringen la cantidad de alimentos que puedes digerir. Las operaciones de restricción, como las bandas gástricas y la gastroplastia con bandas verticales, son las cirugías más utilizadas para lograr la pérdida de peso. Estas operaciones restringen el consumo de alimentos al hacer que el estómago sea más pequeño y retrasar el vaciado de los alimentos del estómago, haciendo que la persona se sienta más llena más rápido. Estas operaciones restrictivas conducen a la pérdida de peso en casi todos los pacientes, pero se presenta cierta recuperación de peso porque las personas no pueden ajustar sus hábitos alimenticios.

Las cirugías de derivación gástrica son operaciones restrictivas que construyen una vía desde el estómago hasta el intestino delgado para evitar la absorción de nutrientes y calorías. Estas operaciones producen más pérdida de peso que las operaciones de restricción. De hecho, los pacientes que se someten a operaciones de derivación pierden con frecuencia dos tercios de su exceso de peso en los primeros dos años después de la cirugía. La derivación gástrica es la cirugía bariátrica favorita en los Estados Unidos porque es más segura y tiene menos complicaciones que otras cirugías para perder peso.

La mayoría de las personas que se someten a cualquier tipo de cirugía de pérdida de peso pierden al menos del 50 por ciento al 60 por ciento del exceso de peso en los primeros 18 a 24 meses después del procedimiento. Además, muchas de las condiciones relacionadas con la obesidad de los pacientes, como diabetes o apnea del sueño, mejoraron después de la cirugía. La cirugía bariátrica también puede proporcionar pérdida de peso constante a largo plazo cuando se acompaña con algunos cambios en el estilo de vida.

Como con cualquier cirugía, hay posibles riesgos con la cirugía para perder peso. Un riesgo común de las operaciones restrictivas es el vómito cuando los alimentos no se mastican bien y estiran el tamaño del estómago. Las cirugías de derivación gástrica pueden provocar el "síndrome de descarga", por el cual el contenido del estómago se mueve demasiado rápido por el intestino delgado produciendo síntomas como náuseas, debilidad, sudoración o diarrea. Con frecuencia, existe la posibilidad de pequeñas complicaciones tratables, como hernias abdominales, cálculos biliares y deficiencias nutricionales después de la cirugía para perder peso.

Buscar opciones de cirujano bariátrico

Rellena un formulario de contacto y te llamaremos para remitirte a un médico.

¿Eres un candidato?

Averigua si la cirugía de pérdida de peso es adecuada para ti.

Más artículos